TURBO

agosto 11, 2022 Por carolinacoria Desactivado

El turbo es un sistema de sobrealimentación para motores de combustión interna que se encarga de comprimir el aire que recibe del exterior, haciendo posible que llegue más oxígeno a la cámara de combustión y la mezcla presente en los cilindros genere más potencia.

Cómo funciona el turbo

Su funcionamiento se basa en dos molinillos (turbinas) que se encuentran unidas entre sí a través de un eje que hace que ambas giren a la misma velocidad. A través de las turbinas se absorbe aire del exterior, entra dentro de los cilindros del motor para aumentar la potencia del motor a la vez que reduce el consumo de combustible con la consiguiente reducción de emisiones de gases contaminantes.

El turbo está compuesto por una turbina de admisión a través de la que se aspira el aire a baja presión, pero a alta velocidad. A continuación, se canaliza en el turbo, que tiene forma de caracola para disminuir la velocidad del aire a la vez que aumenta la presión. Esto provoca que los cilindros se llenen por completo.

Partes del turbo

  • Turbina

Es el elemento esencial del turbo ya que es la encargada de aprovechar los gases procedentes del escape para alimentar el giro del motor. Los gases hacen girar la turbina y con ella se aumenta la aspiración de aire que entra en los circuitos a través del circuito de admisión.

  • Eje

Las turbinas que conforman el turbo (escape y admisión) están unidas entre sí a través del eje coaxial que gira sobre unos casquillos lubricados. Asegurando el correcto mantenimiento del eje se evitan averías costosas y se reduce el desgaste por el uso.

  • Compresor

La turbina hace que el aire sea empujado hacia el interior del compresor como si de un ventilador se tratase. El compresor también recibe, debido a su forma, la denominación de caracola. El aire al pasar por la parte estrecha del compresor hace que aumente la velocidad de este. El aire pasa al colector de admisión y es conducido a los cilindros a través del mismo.

  • Válvula de descarga

Es la encargada de regular la presión en el sistema. Es decir, regula la salida de gases del escape del turbo, reduciendo su presión excesiva para evitar daños graves en el motor. Una vez esto, hace que los gases salgan hacia el tubo de escape.

  • Válvula de alivio

Es la encargada de cuidar de la vida útil de la turbina del turbocompresor. Su misión es la de evitar la saturación que se puede producir en los conductos de este debida a la inercia de gran magnitud que se genera dentro del turbo.

  • Intercooler

El aire cuando se comprime aumenta de temperatura, lo que hace que a su vez aumente de volumen conservando la misma cantidad de oxígeno. Para el correcto funcionamiento del motor, es necesario que este aire se enfríe. Los vehículos cuentan con un intercooler, un sistema denominado intercambiador de calor que ayuda a enfriar el aire mediante aire o agua. Al suceder este proceso, se consigue que entre más oxígeno dentro del mismo espacio de tal manera que aumente el rendimiento del motor.

Indicios de un mal funcionamiento o rotura inminente del turbo

  • El motor rinde menos o incluso da tirones
  • El coche consume más aceite y el escape expulsa humo blanco o azulado.
  • Ruidos extraños bajo en el motor
  • Silbidos en el motor

Si notas cualquiera de estos indicios ven al taller y buscamos soluciones.